¿Cuándo acudir al psicólogo?

BLOG CUANDO ASISTIR AL PSICOLOGO

El ser humano tiene diferentes mecanismos de afrontamiento cuando se encuentra en conflicto, bien sea interno o con alguien/algunos más, evitar enfrentarse a aquello que genere malestar, enfocando la atención en actividades que rápidamente proporcionen placer, es un recurso válido, pero no brinda una solución a la problemática.

En ocasiones, cuando se tiene una dificultad, acudimos a personas de confianza para recibir «consejos» que, aunque puedan ser buenos, el resultado que se obtiene, no siempre es lo que se esperaba. Que bueno sería resolver nuestras problemas sin dificultad, sin sermones, tener confianza en nosotros mismos, encontrar la respuesta a todo, evitando sufrimiento y/o malestar, no?

Cuando los recursos que tenemos, no son suficientes y nuestra calidad de vida se ve afectada, siempre podemos acudir a profesionales de la Psicología, encargados de ofrecer una ayuda objetiva, personalizada, confidencial, libre de juicio y en busca de nuestro bienestar.

La psicología, al igual que otras profesiones, tiene variado campo de acción y diferentes enfoques, en este caso el área clínica, busca mejorar el bienestar físico y emocional de los consultantes, aliviando su sufrimiento y malestar, a través de un proceso riguroso y sistemático el cual busca identificar, evaluar e intervenir emociones, pensamientos y conductas.

Nuestro enfoque Cognitivo-Conductual, nos permite hacer uso de diferentes herramientas de intervención, basados en la evidencia, ofreciéndote un plan de tratamiento que se adapte a tus necesidades.

Te sugerimos acudir al psicólogo cuando:

  • Tus pensamientos y preocupaciones, afectan tu desempeño en más de dos áreas de tu vida. 
  • Has pasado por algo traumático, sufrido alguna pérdida o vivido un evento, que a pesar de haber transcurrido hace tiempo, generan en tí aislamiento, tristeza profunda, agresividad o temor excesivo. 
  • Padeces de malestar físico sin explicación médica, presentas dolores corporales agudos y severos, has acudido a diferentes especialistas sin obtener respuesta. 
  • Tienes relaciones conflictivas en más de un contexto y a pesar de reconocer tus dificultades, te cuesta demasiado comunicarte de manera adecuada con los demás . 
  • Consumes y necesitas de sustancias psicoactivas para reponerte a una dificultad, buscas escapar de la realidad por un momento y cuando vuelves a ella, te lamentas por no tener el control absoluto de tus acciones. 
  • Sientes desmotivación, poca energía y de ánimo triste, notas que tu estado de ánimo ha tenido muchos cambios, dejaste de realizar y disfrutar actividades que te producían placer. 
  • Tu sueño se ha alterado, presentas dificultades para conciliar y mantener el sueño, o duermes en exceso sin sentir que has descansado lo suficiente. 
  • Has aumentado o disminuir considerablemente la ingesta de comida. Te preocupas por tu imagen corporal, haces conteo de calorías, dietas estrictas, sientes culpa o evitas comer en público.
  •  Intentaste de todo y no ves resultado, te has inscrito o asistido a diferentes actividades o ‘programas mágicos’ donde te prometen la felicidad en un instante, pero que no cumplen realmente tus expectativas. 

No esperes a que tu malestar emocional incremente, acudir a terapia interviene y previene enfermedades mentales, el ingrediente más importante, es la voluntad!

Últimas Entradas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?