Slider

Gestiona lo que sientes ¡Úsalo a tu favor!

BLOG

Vivimos en una constante lucha con lo que sentimos especialmente con esas emociones negativas, buscamos «no sentir» o resistirnos a ellas, lo cual es imposible, cada una por más molesta que nos puede parecer tiene un por qué y un para qué. 

Las emociones básicas: alegría, tristeza, ira, desagrado y miedo, son innatas y necesarias para nuestra supervivencia. Sin embargo algunas personas presentan dificultades para exteriorizarlas, principalmente al experimentar el malestar que algunas nos pueden producir, desconociendo así la importancia que tiene la identificación, validación y gestión de cada una de ellas.

Es importante que identifiquemos como experimentamos y comunicamos lo que sentimos, para ello te presentamos los tres estilos más comunes:   
  • Infrarregulación emocional: Hace referencia al modo en que las personas exteriorizan las emociones de manera intensa y sobredimensionada, pero que lastimosamente no les permite tomar una acción concreta. Por lo general ocasionan malestar no solo para aquel que las experimenta sino a las personas que lo rodean.
  • Sobrerregulación emocional: Se refiere a la identificación de la emoción, sin embargo, las personas buscan suprimir o esconder su respuesta, invalidándola; generando a largo y mediano plazo dificultades asociadas a malestar por sentir o permitir exteriorizar lo que se siente.
  • Gestión emocional: Es una habilidad aprendida para poder identificar, comprender y exteriorizar las emociones de forma equilibrada, lo cual genera en los seres humanos una mayor compresión de la realidad y desarrollar actitudes acordes a las situaciones que se presentan en el diario vivir. 

Si gestionas lo que sientes, no tendrás que desconocer las emociones, al contrario buscaras actuar de manera consecuente a  ellas, beneficiando a quien la experimenta y a su entorno, por ello hoy te traemos algunos #psikotips para poner en práctica y sacar el mayor provecho de las emociones intensas:⠀⠀

  • Escaneo corporal: Experimenta de manera consciente las sensaciones presentes y observa cómo éstas se expresan en tí a nivel corporal (Cambios en temperatura, incremento o descenso en la frecuencia respiratoria/cardíaca, etc).
  • Defínela: Dale un nombre a lo que estás experimentando a nivel corporal, reconoce las cosas que piensas, te dices o imaginas.
  • Identifica que la produce: Recuerda qué originó esa emoción, qué representó esa situación, qué la precedió y su importancia.
  • Valida: Permítete experimentar la emoción, no trates de ir en contravía de ella, cuando intentes suprimirla, terminará saliendo a flote en situaciones inesperadas.⠀

    Una vez reconozcas tus emociones contribuirás a tu bienestar, ya que harás algo que nadie más hará por ti: conocerte y aceptarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?