¿Hambre o antojo?

Identifica si es hambre Emocional o Real lo que sientes.

¿Hambre o antojo?

Sin duda alguna, la comida es eje fundamental en nuestras vidas, está presente por donde miremos, haciendo parte de eventos sociales, reuniones con amigos, familiares y celebraciones especiales. Comemos cuando estamos felices, en ocasiones cuando estamos tristes, comemos cuando estamos aburridos o cuando algo nos produce ansiedad, le damos el poder de que regule nuestras emociones en vez de ser el combustible para nuestro cuerpo.

Está tan estrechamente relacionada con lo que sentimos, que casi inmediatamente, luego de ver un platillo, activamos recuerdos y emociones intensas, bien sea positivas o negativas, en relación a las experiencias que tuvimos. Por esta razón, te traemos una lista de signos y síntomas, para que identifiques si es Hambre Real o Hambre Emocional, lo que sientes.

HAMBRE REAL

  • Aparece de a poco.
  • Puedes comer cualquier alimento.
  • Puedes esperar.
  • Dejas de comer al estar satisfecho.
  • Te sientes bien al terminar.

HAMBRE EMOCIONAL⠀

  • Te llega de repente.
  • Debe ser exactamente el «antojo» que deseas.
  • Lo tienes que comer ahora.
  • Sigues comiendo aún cuando te sientes satisfecho/a.
  • Te indigestas, sientes culpa y piensas que no debiste comerlo.

Las emociones, situaciones o asociaciones placenteras, pueden accionar un antojo, cuando comes un alimento que deseas, el cerebro libera dopamina, un químico natural relacionado con el placer y sentir felicidad.⠀

Ya sabiendo esto, ¿Cómo se contrarresta?

  • Come cada 34 horas.
  • Respeta las 5 comidas diarias (desayuno, merienda, almuerzo, merienda y cena).
  • No te prohibas ningún alimento.
  • Consume frutas y verduras con frecuencia.
  • Aumenta la ingesta de fibra y alcalinos para liberar de toxinas naturalmente tu cuerpo.
  • Ingiere mucha agua.
  • Evita comer siempre lo mismo.
  • Si vas a comprar golosinas, escoge empaques pequeños o de una sola porción.
  • No te pongas reglas estrictas que no puedes cumplir.
  • Busca versiones saludables, con harinas integrales, bajo en sodio, bajo en lactosa, sin grasas trans o azúcares refinados.
  • Si comes de más, trata de retomar a la normalidad, no sientas culpa, ni saltes comidas para compensar.

Se trata de disfrutar en sano equilibrio y sin restricciones!

Nota: Si la comida se convirtió en un problema en tu vida, tienes complejos con el peso, no te sientes cómoda/o con tu imagen corporal, pasas tiempo en el espejo enumerando tus defectos, y sabes que tienes pensamientos y conductas que te lastiman en relación a esto, solicita ayuda. Siempre es bueno contar con un/a experto/a que te guíe en el proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?